Hoteles Perú

Un amazonas repleto de estrellas

HC ROOM01

Tan sólo 25 cabañas privadas y una casa grande en lo profundo del corazón de la Amazonía del Perú

Linterna en mano llegás hasta la puerta iluminada con un par de faroles. Adentro (¿adentro?) te espera un jungla de lujo: una cabaña cuyo 50 % está ensamblado con mosquiteros seguros y fuertes. Te deja enclavado en el medio mismo de la selva. Dormís en la oscuridad de la luz de luna reflejada en el río Madre de Dios que pasa por la puerta de tu casa en Perú. 

Por la noche, bajo el dosel que sirve de protección a tus sueños, te mecen los murmullos de la fauna y la flora noctámbula.
Tu descanso es al lado de un jaguar que pasa sigiloso o un mono aullador que marca su territorio con su alerta de las 4.30 que espande su sonido hasta los 3 kilómetros. Ese es el lujo sostenible y sustentable que propone Inkaterra Hacienda Concepción.

En lo profundo del corazón de la Amazonía, donde comenzó la historia de Inkaterra, ubicada entre la Reserva Nacional Tambopata y las orillas del río Madre de Dios. 25 cabañas privadas ubicadas majestuosamente sobre pilotes y una casa grande de 5 habitaciones con techos altos y un techo rústico de paja están salpicadas alrededor de la propiedad.

 

 

Una asombrosa selección de actividades está dirigida por guías exploradores locales, que ofrecen un conocimiento de primera mano de la Amazonía peruana. Las excursiones incluyen una visita al lago Sandoval, un espejo de agua habitado por monos aulladores, caimanes y nutrias gigantes de río.

Construido en una antigua plantación de cacao y caucho, en los terrenos de lo que fue en los años 50 «Fundo Concepción», un centro de misión médica católica amazónica, el albergue para niños está ubicado en un entorno exuberante encantador y sereno dentro de 819 hectáreas de selva tropical natural. 

La selva tropical actúa como una zona de amortiguamiento entre la Reserva del Parque Nacional Tambopata y las orillas del vasto río Madre de Dios, lo que hace que la ubicación de este sitio sea única y maravillosamente remota.

Ubicada a solo 8 kilómetros, 25 minutos río abajo desde Puerto Maldonado, solo se puede llegar a Hacienda Concepción tomando un paseo panorámico en canoa desde el pueblo.

Prístino, remoto y, sin embargo, fácilmente accesible. Un refugio acogedor situado en el corazón de una reserva ecológica privada de 380 hectáreas (439 acres), a solo 25 minutos de vuelo desde Cusco.

Puerto Maldonado, en la selva tropical del sur de Perú cerca de las fronteras con Bolivia y Brasil, es la puerta de entrada a uno de los ambientes tropicales más remotos y extraordinarios del mundo.

Un viaje que te lleva al corazón de la Reserva Nacional Tambopata, donde podés experimentar la magnífica belleza de los sonidos, olores, colores y la soledad de la selva tropical.

Te vas a encontrar rodeado de un vasto entorno, conectándote con la naturaleza de una manera completamente nueva.