Destacadas Entre Rios Viajando

Termas Colón, naturalmente distintas

Inmejorable opción para vacacionar este verano dentro de la Capital Nacional de los circuitos de relax

Desde hace un buen tiempo, Entre Ríos se ha transformado en la Capital Nacional de los circuitos termales y Termas Colón que integra ese importante abanico, se convirtió en una opción completa por su importante infraestructura, ubicación y servicios para relajarse, refrescarse y también divertirse en una deseada escapada.

Pero vayamos por parte. De por sí, salir de casa ya es alentador y excitante. Mucho más si el destino invita al descanso y al placer de disfrutar de aguas termales, del sol, la naturaleza y de una completa y deliciosa gastronomía.

El otro punto a favor que lo convierte en triunfante, es la cercanía. Y es que el complejo termal de la ciudad de Colón está ubicado a tan solo 330 km de Buenos Aires, transitando por la ruta 12 primero y la 14 (ruta del Mercosur), a no más de 320 km de Rosario, ingresando a la provincia por el largo puente que une la ciudad santafesina con su par entrerriana, en Victoria.

 

 

Ya sea que vengan en formato familiar o en pareja, van a encontrar un producto que se adapta a lo que cada uno busca. Sebastián García, jefe operativo de Termas Colón

Termas, entre el río y la ciudad

«Quien nos visite se va a encontrar con un contexto natural privilegiado», esas fueron las palabras de nuestro primer anfitrión Iván Quiroga, integrante del Depto. Comercial de Termas Colón. El crédito a sus palabras se traduce en el diferencial de este lugar: cuatro hectáreas y media y una amalgama entre la ciudad y el río Uruguay.

El lugar cuenta con cinco sectores de piscinas termales cuyas aguas van desde los 33°C a los 40°C. Contienen agua mineralizada, bicarbonatada y cálcica, beneficiosas para la salud por sus propiedades relajantes. Las mismas provienen del acuífero guaraní desde una profundidad de 780 mts.

La evolución que ha tenido el complejo a través de los años depende de varios factores, entre ellos la afluencia del público y el adaptar los servicio a una mejora constante. Sebastián García, jefe operativo de Termas Colón

Pensando en los más pequeños y en la familia en su conjunto, Termas Colón posee un parque acuático con toboganes rectos y con rulos, que llenan de adrenalina y sonrisas a quienes lo utilizan, sin importar las edades.

El complejo también cuenta con un sector de Spa, donde los masajes relajantes y descontracturantes están a la orden del día.

La seguridad es un factor al que prestan especial cuidado. Dispone de un cuerpo de guardavidas matriculados y capacitados para brindar primeros auxilios y RCP, sala de enfermería, desfibrilador y servicio de emergencias médicas, además de sillas anfibias, y hasta un sistema de grúas para facilitar el acceso a las piscinas para personas con movilidad reducida.

En concreto y fuera de todo protocolo, vivir toda esta grata experiencia puede resumirse como “una inexplicable sensación de bienestar”.

El crecimiento de Colón como destino

Esta ciudad entrerriana nació como una opción para el verano, fundamentalmente por la extensión de su playa que alcanza los 7 km, pues a diferencia de otros sitios, el río está sobre la ciudad. Pero con los años se ha desestacionalizado producto del auge termal.

En tal sentido, conversamos con el Secretario de Turismo Federico Escher, quien indicó que la ciudad está en estado óptimo y la temporada marcha muy bien, pese al crecimiento de las aguas del río las pasadas semanas. También se destaca la cercanía con el Parque Nacional El Palmar, que puede visitarse todo el año.

El complejo termal tiene un papel clave ya que introdujo un eje central que es trabajar con turismo todo el año.Federico Escher, Secretario de Turismo de Colón

En cuento al alojamiento, una alternativa más que recomendable es el complejo de Bungalows El Saucedal que brinda sobre la Avenida Costanera cómodas instalaciones con aire acondicionado, wifi y accesibilidad, a unos pocos metros del río.

¿Dónde comer en Colón?

Toda visita a cualquier sitio turístico lleva dos mapas para el camino: el de lugares a visitar y el de recomendados para comer.

La mística de la relajación debe acompañarse con una buena propuesta gastronómica. Dentro del complejo asoma el Restaurante Oasis que ofrece una importante variedad de entradas, platos fríos y calientes en dos modalidades, buffet y a la carta.

Las comidas se elaboran diariamente con materias primas de primera calidad logrando que cada plato contenga sus sabores propios y su frescura natural. Además de comer dentro del salón, permite el formato take away, para disfrutarlo a la sombra de una palmera, con una imponente vista al río.

En el centro histórico también hay buenas opciones, como Distrito Anthony y Moments Music & Bar. Aquí se pueden disfrutar exquisitas pizzas, picadas y chivitos y acompañarlos con la bebida que elijas o incluso deleitar el paladar con platos más elaborados, además de contar con un ambiente de privilegio en sus diversos sectores y una esmerada atención.

Otra opción a tener en cuenta es Los Árboles Restaurante del Puerto, que cuenta con un espacio amplio y privilegiado sobre la costanera. Allí la máxima sugerida es disfrutar de un pescado de río con su guarnición, entre innumerables propuestas deliciosas.

Cada noche, el escenario del lugar se llena de shows, ideales para disfrutar saboreando vino regional o una cerveza bien helada, con el río como testigo.

Sobre el autor

Mariano Rodríguez