Europa Hoteles

Ljubljana tiene ángel

3 Superior 2

Lesar Hotel Angel es un alojamiento boutique de lujo construido en las instalaciones de una casa medieval restaurada en el corazón del casco antiguo de Ljubljana

Hay encanto que proviene de la ciudad. Hay sonrisas que traspasan el frío del invierno y se aúnan en las flores de la primavera. Hay historia y leyendas, mitos y sorpresas, geografía bucólica y castillos antiquísimos. Pasear por la capital de Eslovenia es recorrer a pie una capital de Europa casi a pedir de boca. Nada puede estar más de acuerdo que Lesar Hotel Angel es un alojamiento boutique de lujo construido en las instalaciones de una casa medieval restaurada en el corazón del casco antiguo de Ljubljana. Su encantador interior y su hermoso jardín bajo la colina del Castillo brindan un ambiente cómodo e íntimo que se adapta perfectamente a las necesidades de la visita de cualquiera sin importar su propósito.

Situado en el hermoso casco antiguo de Ljubljana, en la margen derecha del río Ljubljanica, debajo del castillo, donde las calles peatonales de los alrededores están llenas de restaurantes, cafés y bares, a dos minutos a pie del río, solo a unos cinco minutos a pie del Puente Triple y  a menos de 20 minutos a pie de la estación de tren principal.

El edificio data de alrededor de 1800, y el frente es original, pero se ha extendido hacia atrás desde la calle. El interior está repleto de arte y antigüedades (el propietario es diseñador de interiores), desde obras de arte en los pasillos, hasta detalles de época, como parte de la escalera de madera original.
Hay una cómoda sala de estar y un bar en la parte delantera, que da a la calle, con mesas al aire libre en verano. Los pares de gatos blancos y negros en la mayoría de las ventanas son una referencia al camino detrás del hotel, que conduce al castillo, apodado el «camino de los gatos» por los que viven allí.

La experiencia interior

Lesar Hotel Angel tiene 15 elegantes habitaciones: 12 en el edificio principal y tres adiciones al lado, a las que se accede desde el edificio principal. Las habitaciones dobles de lujo son espaciosas, con muebles y almohadones opulentos. Los pisos están alfombrados. Algunas habitaciones cuentan con camas dobles extra grandes, algunas con dos camas individuales; algunos cuartos tienen techos inclinados. La suite del ático tiene su propia gran terraza privada. Los elegantes baños cuentan con ducha a ras de suelo o una combinación de bañera y ducha y calefacción por suelo radiante

Con una combinación de habitaciones y suites, este pequeño hotel de casa adosada cuenta con suelos de madera, una paleta neutra y elementos de época. El área está llena de luz natural para que la estancia en el casco antiguo sea lo más agradable posible.

La zona Lounge es un centro donde todo sucede. Comprende una planta entera del hotel y ofrece una hermosa vista de la plaza Gornji trg y su paseo marítimo, hasta la famosa fuente de Hércules y la Iglesia de Santiago. Durante el día, está destinada a la socialización y el ocio, mientras que por la mañana su papel es el de desayunador para los huéspedes del hotel.
También es apropiada si se desea cenar en el hotel o invitar a amigos o socios comerciales. Previo acuerdo, se pueden servir platos »Lesar a la carta« según los deseos y expectativas del comensal, junto con selectos vinos.

El hotel se enorgullece de albergar un jardín privado de 500 metros cuadrados que se extiende por debajo de la torre del castillo y ofrece magníficas vistas de los tejados de Ljubljana.
Hay varias terrazas en la empinada ladera detrás del hotel, accesibles solo para los huéspedes, que son un lugar encantador y tranquilo para tomar un café o cenar al aire libre, incluida una gran terraza superior con césped, con mesas en verano y una hermosa vista.

Un sitio donde sentirte como en casa, pero en una ciudad única, donde el lujo es apreciado como buen vivir sin estridencias y respetando las raíces. Acogedor por excelencia.

Para visitar Ljubljana recordá que Iberia ofrece la mayor cantidad de frecuencias a Europa, con 14 vuelos semanales. Cuenta con un servicio de Stopover que permite hacer una parada durante las escalas sin encarecer el pasaje. Ha sido la primera aerolínea en recibir el A350 con el nuevo estándar de Airbus que ya opera con Argentina.