Destacadas Noticias

Buenos Aires, en secreto

Desde noviembre pasado se pueden visitar los túneles que conectan la Iglesia más antigua de la Ciudad con un prestigioso colegio porteño

tuneles san ignacio de loyola
tuneles san ignacio de loyola

Con una puntualidad inglesa, cada 15 minutos repican las campanas. Un concierto al que se puede asistir en primera fila, desde la Torre reloj de la Iglesia de San Ignacio de Loyola.

Por debajo, el tiempo se detiene en un túnel jesuítico, colonial, memoria de una Buenos Aires de principios del siglo XVIII, y que se ha puesto en valor para que todos descubramos.

Esa construcción subterránea conecta a la Iglesia más antigua de la Ciudad, construida por los jesuitas, con el colegio lindante que actualmente conocemos como Nacional Buenos Aires.

 

Los túneles, al igual que las torres, funcionaban como puntos de defensa y estrategia de la ciudad, construidos para salvaguardarse ante posibles invasiones.

Pasadizos que encierran historias de gobernadores y virreyes. Casas de adobe. Iglesias. Fuertes, secretos y mitos de una época anterior al Primer Gobierno Patrio.

Desde noviembre del año pasado se organizan visitas para conocer Buenos Aires de otro modo. Un flashback imperdible, conducido por el relato amable de una guía, dispuesta a dar más detalles a cada paso. Y tanto desde las alturas, como a 40 mts bajo tierra, vale la pena atravesar esas pequeñas puertas.

Durante las visitas, además de acceder al túnel, se conocen otros sitios importantes relacionados con la vida del siglo pasado.

El recorrido comienza en el espacio recuperado que pertenecía a unos de los Claustros. Una franja de cuatro metros, ubicada en una galería que mira a un patio interno, recuerdos de la institución en la que se educaron la mayoría de los próceres argentinos.

La Iglesia San Ignacio de Loyola es una de las postas de la ruta blanca del Camino de Santiago de Compostela, que une Ushuaia con Galicia (España). Allí se puede obtener hasta el sello característico, recuerdo para los peregrinos

curiosidades

Luego se visita el interior de la Iglesia de San Ignacio de Loyola pero desde el lugar conocido como «matroneras», ubicadas en el templo a 16 metros de altura. Su nombre se debe a que era el sitio destinado para que las mujeres pudieran amamantar durante la misa. Aunque también era utilizado por los alumnos que asistían especialmente, antes de ingresar al colegio.

El circuito guiado continúa por la torre sur, la más alta de la Ciudad en tiempos coloniales. Una reliquia construida en 1680 que aún conserva sus tres campanas primitivas en funcionamiento, a la que se accede a través de su escalera original. El premio: un pequeño mirador desde donde se divisan las distintas cúpulas y estilos que decoran el rascacielos porteño.

De paso, valdrá la pena detenerse a admirar la Torre del Reloj (de origen inglés), construida años después, a la que seguramente encontrarán similar a algún otro Monumento del mapa turístico de BA.

tuneles san ignacio de loyola
La torre del Reloj, de origen inglés

El interior del túnel se visita al final del recorrido. Un conducto abovedado con una temperatura y humedad constante, ideal para el refugio de tardes veraniegas y para imaginar los secretos que allí se guardan de Buenos Aires.

👉Info

💲La entrada general tiene un valor de $800, que se destinan a la restauración y mantenimiento del templo.
👉 Con reserva previa: [email protected]. DM IG @proyecto.sanignacio
👉Se sugiere concurrir con calzado cómodo y antideslizante. Hay escaleras para acceder a túneles y torres
👉Duración del recorrido: 1 hora y media aproximadamente
Días y horarios: martes y jueves a las 10.30 y 17hs. Sábados y domingos: a las 15 y las 17hs.
📍Bolivar 225, Casco Histórico. Manzana de Las Luces. CABA.
👏 Aplaudimos estas iniciativas y recomendamos no perderla! Agenden y nos cuentan! 🙃

Sobre el autor

Mariu Martini

Locutora. Periodista. Amo viajar,comer y beber rico. Adoro ir a eventos, muestras, paseos y a todo lo que haga la vida más divertida. Y como siempre encuentro un motivo para disfrutar, me gusta compartir mis experiencias para que descubras el placer de la tuya.